lunes, 05 de junio de 2006
No he tenido el gusto de conocerlo personalmente, pero Don Jose Maria Guinot, fue un gran valenciano que nos dejó el pasado año, filólogo, catedrático de la RACV, siempre cuidó nuestra cultura y con su esfuerzo ha creado escuela. Aprovecharemos para disfrutar de su trabajo.Ya que estoy aprendiendo cuentos para recitarle a mi hija, he pensado que nada mejor que publicar periódicamente alguno en este modesto blog.

Quien este interesado puede leerlos en la web
http://www.artana.org/JoseMaria/cuentos.htm , o enlazando desde www.cardonavives.com gracias al trabajo de Don Jose Maria que bajo el título de Rondalles de la meua terra, las recopiló, y como no, al informático de la Cardona que se lo curra que da gusto. Vale la pena quien tenga niños recitarle alguna de estas clásicas rondallas valencianas, la mejor forma que tenemos para que nuestros hijos aprendan a querer la lengua de nuestros mayores, y puedan disfrutarla antes de pasar por el triturador catalanista de los colegios.


Esta le va que ni pintà a ZP, así pues se la dedico al Presi. El mandarin es el pueblo español que se deja engañar y el adulador, ya saben ustedes. Pero tranquilos, no se me enfaden, que seguro alguno querrá dedicarselo a algún presi más cercano y que la podrá leer perfectamente al estar escrita en la lengua de sus yayos, eso sí el mandarín pasará a ser un bigotudo tramuntanero.


L'adulador del mandari.



Hi havia en China un mandari que tenia un ministre molt adulador, al qual de mal nom li dien "Baixa-garrofes", perque sempre li dona va la rao al mandari, encara que diguera les coses mes absurdes o pretenguera lo mes injust del mon.

Gracies a aixo se sostenia en el carrec i conservava la vida.

Un dia el mandari li va preguntar al ministre: ¿ Que diu la gent de mi?.

El ministre va contestar: ¡ Oh majestat ! el poble diu que series un gran rei si no al alçares tant el colze.

¿ Vols dir, replica el mandari, que perc el coneiximent?.

A continuacio pregunta: ¿ A on està el teu fill?, digues-li que vinga.

El ministre el porta davant del mandari. -¡Que es pose alli davant! ordenà el mandari. El fill del ministre es coloca uns passos mes cap alla.

El mandari pren un arc i una flecha i apunta al fadri, dient: “va directa al cor”.

Dispara la flecha, i el fill del ministre cau mort en l'acte.

El ministre tement per la seua propia vida, comenta: ¡Oh, mandari!, ni Apolo havera tengut un tir tan certer.
Publicado por Desconocido @ 13:50
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
martes, 11 de marzo de 2008 | 19:22
molt be la una de les millors rondalles que he legit ja sabeu seguix asi pero no deixeu d´esforçavos