Mi?rcoles, 22 de marzo de 2006
LA CORONA DE ARAG?N: AYER Y HOY

www.llenguavalencianasi.com

Joan Ignaci Culla

La carrasca de Culla, ?rbol monumental de la Comunidad Valenciana, es la referencia en el v?deo explicativo que inicia la exposici?n La Corona d?Arago en el Centro del Carmen. La espectacularidad de este ?rbol digno de conocer simboliza lo que era y representaba la Corona; a trav?s de sus firmes ra?ces se fueron desarrollando las inmensas ramas que lo conforman.

Es esta una magn?fica met?fora de la realidad hist?rica. La Corona de Arag?n, como la Carrasca, acoge bajo la firmeza de su s?lido tronco ?un ?nico rey? gigantescas ramas ?pueblos? que se fueron sumando a trav?s del tiempo. As?, aragoneses, catalanes, mallorquines, valencianos, sardos, sicilianos y napolitanos se fueron incorporando y engrandeciendo la Corona sin renunciar nunca a su singularidad cultural, hist?rica y ling??stica.

De hecho, el federalismo imperante en la antigua Corona de Arag?n fue el m?s avanzado de la ?poca, ya que se basaba en el respeto a las identidades diferenciadas de cada una de sus culturas, as? como al estricto respeto de sus instituciones, leyes y parlamentos. Toda esta grandeza acaba con la invasi?n borb?nica ?siglo XVIII?, que substituy? mediante la fuerza esa estructura federal por el centralismo m?s exacerbado de estilo franc?s.

En el seno de ese abanico de pueblos, el Reino de Valencia fue el que m?s destac?, especialmente en el XV, con un siglo de oro de la literatura valenciana, lo que da idea del apogeo cultural de nuestra tierra.

Hoy, algunos vendedores de humo, bajo el pretexto de reeditar la antigua Corona de Arag?n, pretenden inventar los ?pa?sos catalans?. La aparici?n de esta nueva entidad pol?tica no es fruto de la negligencia o el desconocimiento, sino del m?s burdo y desalmado intento de manipular la historia en favor de una supuesta grandeza que, en realidad, nunca pas? de ser un simple condado. Porque ahora, a diferencia de la respetuosa convivencia entre pueblos distintos que se dio en esa gloriosa ?poca, los pancatalanistas pretenden cambiar ese respeto coloc?ndonos al resto en la posici?n de siervos y no dudan en robarnos la lengua, la literatura y la historia.

La realidad demuestra que, adem?s, detr?s de estos ?pa?sos catalans?, o Eurorregi?n, se encuentra el cambio del centralismo espa?olista por el centralismo catal?n. Pero, no nos enga?emos, Barcelona no quiere un aliado digno para hacer frente a las muchas veces injustificados caprichos centralistas, sino un ?dominado? vasallo que, con la cabeza gacha, asuma la mentira sin reproches ni preguntas. Y esa degradante visi?n de las relaciones entre pueblos quiz?s haya condenado de por vida sus ansias de expansi?n. ?Es cambiar un centralismo por otro! Y ese centralismo ya est? teniendo sus protestas en el propio seno de su regi?n, estrangulando peque?as poblaciones catalanas que denuncian la indiferencia con que se les gobierna desde Barcelona.

Si realmente la gran Barcelona y sus aleda?os buscasen el ?esp?ritu? de la Corona de Arag?n, no pretender?an la aniquilaci?n de nuestra lengua, dejarnos la garganta seca sin una gota de agua, o paralizar una obra tras otra ?primero la A-3, el puerto, o el intento de llevarse la Copa de Am?rica, a Barcelona, entre otras?.

Comentaba hace unos d?as con un catal?n el rechazo que nos ocasionaba a los valencianos estas injerencias y manipulaciones, y ?l me dec?a: ?Espero que el gran desconocimiento que hay en Catalu?a de su propia realidad hist?rica y de su reino ?valenciano?, no malbarate la buena relaci?n que siempre hemos mantenido estas dos naciones a lo largo de los siglos. Los historiadores y los periodistas catalanes tenemos una tarea importante de informaci?n y pedagog?a entre nuestros conciudadanos para explicar lo que fue el Reino de Valencia. Es muy triste tener que admitir esta carencia. Es una l?stima que las cosas hayan ido as?. Esperemos que las nuevas generaciones se bajen de la nube de confusi?n en la que viven actualmente los catalanes y valencianos en sus relaciones. Como usted asegura, este entendimiento s?lo se podr? conseguir a partir del respeto mutuo. Algo que desgraciadamente ?le record? a este se?or catal?n? hoy, a diferencia de los tiempos de la Corona de Arag?n, no se da por parte de Catalu?a.

Por cierto, en esta exposici?n, entre otros, se encuentra el famoso retrato de Jaume I, del artista valenciano Gon?al Peris (1380-1451). Dicho cuadro estaba en la Casa de la Ciudad de Valencia, junto con otros tres de im?genes de los reyes de Arag?n, y hoy se halla en el Museo Nacional d?Art de Catalunya. Ahora que, por fin, la Generalitat Valenciana va a reclamar todos los legados valencianos, entre ellos nuestro Llibre del Repartiment, por qu? no empieza por restituirnos este cuadro que, por circunstancias digamos extra?as, se encuentra, como tantas otras cosas, en Catalunya, para verg?enza nuestra.

09-03-06
Publicado por La_Seu @ 19:31
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 08 de mayo de 2006 | 19:24
los aragoneses tambien sufrimos lo mismo en todos los sentidos,por ejemplo el tema de los bienes, que aun a pesar de tener una orden por parte del vaticano de devolverlos, siguen y siguen poniendo condiciones como si fueran suyos y siempre lo hubiesen sido, y luego a reclamar los papeles de salamnca. Las falta de respeto hacia los dem?s territorios de la Corona, por no decir, que arag?n segun ellos, no pint? nada, y ese sentimiento absurdo de superioridad estan consiguiendo que los desprecie.
Publicado por La_Seu
Jueves, 16 de noviembre de 2006 | 22:19
Arag?n tendr?a que reclamar L?rida y Tortosa que eran aragonesas no catalanas, Tortosa era el puerto de Arag?n, dos marquesado independientes de Catalu?a, que por cierto ni exist?a, era el Condado de Barcelona.