S?bado, 24 de febrero de 2007
TRIBUNA

Valencia, la m?s simp?tica

CARLOS ALFONSO CUŃAT/

Esta frase, o una parecida, la pronunciaba el seńor Rajoy en su reciente visita a nuestra ciudad, para referirse a la imagen que se tiene de nuestra comunidad aut?noma en el resto de Espańa. El amable calificativo se debe, seg?n explicaba a continuaci?n, al cambio espectacular que se ha operado en los ?ltimos ańos, al importante desarrollo econ?mico y a la repercusi?n que ello est? teniendo en el bienestar de la gente, as? como a la capacidad para organizar grandes eventos que est? demostrando.

Es evidente que estos halagos, cuya sinceridad creo que est? fuera de toda duda, tienen una intenci?n que va m?s all? de la simple adulaci?n ante las deferencias mostradas por sus obsequiosos anfitriones, pues es claro que, indirectamente, se siente part?cipe del m?rito de lo conseguido en la Comunitat Valenciana. Con ello, en definitiva, no hace sino alabar la brillante gesti?n de quienes han conseguido situarnos entre las ?comunidades aut?nomas m?s simp?ticas para el conjunto de los espańoles?. Lo que es tanto como recordarnos que estamos en la privilegiada posici?n en la que nos encontramos gracias a su partido.

Pero la raz?n de mis reflexiones no se van a centrar en lo acertado o desafortunado de la afirmaci?n hecha por don Mariano Rajoy que, por cierto, recuerdan aquello del ?Levante feliz?, ni a las razones que pueden haber llevado al ?conjunto de los espańoles? a mostrar sus simpat?as por nuestra comunidad aut?noma. Lo que me gustar?a plantear al inquieto lector que ha llegado a esta altura del art?culo es si los logros a los que hac?a alusi?n tienen que ver fundamentalmente con la acci?n del Partido Popular, o si, como sostengo, se deben en gran parte a la iniciativa de los propios valencianos, incluidos, claro est?, los gobernantes valencianos que militan en dicho partido.

Para explicar mi tesis utilizar? como ejemplo una noticia aparecida recientemente en los medios de comunicaci?n: la puesta en marcha de la primera red de transporte ferroviario privada en Espańa, que enlaza directamente a Madrid con el puerto de Valencia. La raz?n de esa empresa s?lo puede responder al inter?s econ?mico que representa pues, trat?ndose de una inversi?n privada, esa y no otra es la raz?n que mueve al sector privado a la hora de arriesgar su capital. Y si la empresa privada cree en la rentabilidad de dicha infraestructura es, sin duda, porque como siempre se ha afirmado el puerto de Valencia es la salida natural de Madrid al mar, pues si as? no fuera y existiera otra v?a m?s rentable en t?rminos econ?micos no se habr?a realizado esta. Por ello, no alcanzo a entender por qu? no ha sido la Administraci?n la que ha abordado esta inversi?n, demandada desde hace d?cadas, pues representa un importante avance para nuestra comunidad al confer?rsele, a nuestro puerto y a los de su ?rea de influencia ?Sagunto, Gand?a, Burriana...?, la condici?n de puerta al mar para una gran parte de Espańa. Y es que, como ocurre casi siempre, en Valencia los progresos y mejoras se consiguen a pesar de las decisiones p?blicas que emanan del Estado.

Sin ?nimo de exhaustividad pondr? algunos ejemplos m?s, bien conocidos por todos los valencianos: la autov?a Madrid-Valencia fue una de las ?ltimas antiguas carreteras nacionales ?principales? en alcanzar tal condici?n, cuando su ?ndice de tr?nsito es de los m?s altos; la l?nea de alta velocidad que unir? Madrid con Valencia, Alicante y Castell?n ?y ?stas entre s?, ser?, si no lo remedia la iniciativa privada, la ?ltima en ejecutarse de cuantas se han proyectado en Espańa, pese a que todos los estudios la seńalan como la m?s rentable con mucha diferencia; la ?nica autopista que nos conecta con Europa es de peaje, pese a que somos uno de los principales destinos de los turistas europeos y el turismo es uno de los principales motores de nuestra econom?a; la ampliaci?n del aeropuerto de Manises se ha ejecutado despu?s de que se realizasen, hace bastantes ańos, las de ciudades cuyo tr?fico a?reo no alcanza los niveles que tiene la nuestra, todo ello sin contar con que, adem?s, se ha llevado a cabo dentro del plan de inversiones estatales dedicados al desarrollo de la Copa Am?rica en Valencia, pues, de no haber sido as?, habr?amos estado soportando las vetustas instalaciones durante muchos ańos m?s.

Con estos ejemplos, lo que pretendo es llamar la atenci?n acerca de la incoherencia que muestra desde hace d?cadas el Estado con respecto a las inversiones en materia de infraestructuras. En unos casos, ha dado prioridad a otras comunidades aut?nomas invirtiendo en la mejora de lo ya existente cuando aqu? se carec?a de ello, o, en otros casos, ha desarrollado infraestructuras en comunidades cuya carencia no resultaba tan perjudicial para sus intereses estrat?gicos como en la nuestra.

As? pues, si la realidad econ?mica finalmente ha demostrado el error que, una y otra vez, ha supuesto no ejecutar antes las infraestructuras en la Comunitat, y dicho error ha sido cometido por todos los partidos que han gobernado en Espańa, lo ?nico que nos cabe concluir es que la causa s?lo puede haber respondido a espurios intereses pol?ticos por conformar mayor?as parlamentarias con el apoyo de partidos de ?mbito regional, cuyas siglas obviar? por conocidas.

En definitiva, si la Comunitat Valenciana ha alcanzado las cotas de progreso econ?mico que tiene actualmente, no podemos decir que haya sido gracias a las inversiones y esfuerzos realizados por los partidos que han gobernado Espańa en las ?ltimas d?cadas ?podr?amos remontarnos m?s all?, pero ser?an otras las causas?, ni a que se le haya beneficiado en detrimento de otras comunidades. M?s bien al contrario. Los avances y mejoras experimentados han sido fruto del tes?n, empeńo y trabajo de los que aqu? habitamos, incluidos ?repito? los que nos gobiernan, buscando la forma de suplir las carencias inversoras del Estado a base de recurrir a la inversi?n privada y a la de la Uni?n Europea ?lo que ya no ser? tan factible pues, desde el 1 de enero, hemos perdido la condici?n de Regi?n Objetivo 1 de la UE?, esgrimiendo los razonables argumentos de que disponemos y esquivando las piedras que muchas veces han puesto en el camino algunos vecinos nacionales. Por ello me gustar?a concluir reclamando, del conjunto de los espańoles, que nos sigan viendo con la misma simpat?a, pero que tambi?n apoyen las iniciativas que necesitamos desarrollar para seguir avanzando por el camino del progreso y la mejora econ?mica, pues ello nos beneficiar? a todos. O, por lo menos, que dejen de ponernos piedras en el camino. ˇYa me entienden!

Tags: Valencia, valencianismo, colaicion, Sentandreu, Tirant

Publicado por La_Seu @ 14:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios